¿Cuáles son los requisitos para pedir una hipoteca?

Requisitos a la hora de pedir una hipoteca

¿Tienes pensado pedir una hipoteca? ¿Quieres saber qué documentación te va a pedir tu entidad financiera para proceder al estudio de la operación? Lee este artículo y podrás ir adelantando trabajo y ganando tiempo

Debido al estallido de la burbuja inmobiliaria hace ya algunos años, la mayor parte de las entidades bancarias de nuestro país procedieron a recrudecer considerablemente los  requisitos para pedir una hipoteca.

En comparación con la década pasada, las posibilidades de conseguir una hipoteca son bastante más reducidas. Por ese motivo, es imprescindible tener conocimiento previo de cada uno de las condiciones que se nos van a solicitar.

De esa manera, no sólo incrementaremos dichas posibilidades, sino que evitaremos “quemar barcos” acudiendo a una entidad tras otra.

La clave de todo el proceso radica en lograr acreditar la mayor solvencia presente y futura posible. Esto implica que el estudio de viabilidad y análisis de riesgos realizado por la entidad bancaria resulte en un perfil bancario atractivo que nos permita acceder a las mejores hipotecas del mercado.

En consecuencia, los principales requisitos a la hora de pedir una hipoteca están centrados en recabar la información necesaria para hacer el análisis de riesgo más exhaustivo posible.

Contar con ingresos suficientes

Los ingresos regulares constituyen el principal factor en la realización del análisis de riesgo por parte de la entidad bancaria.

Ya se trata de rendimientos por el trabajo o por el capital, cuanto mayor importe podamos acreditar, mayores probabilidades tendremos de conseguir una hipoteca.

Bajo nivel de endeudamiento

El nivel de endeudamiento es la otra cara de la moneda en la evaluación de los riesgos. El porcentaje de endeudamiento respecto a los ingresos generados no debe superar el 30% ó el 40%. Es decir, nuestra capacidad de reembolso de la hipoteca debe ser de, al menos, el 60% de los ingresos que generamos.

De hecho, difícilmente se nos concederá una hipoteca cuya cuota mensual supere dicho porcentaje de nuestros ingresos.

Estabilidad de los ingresos

La estabilidad de los ingresos constituye un factor de gran relevancia en el análisis de riesgos.

En ese sentido, los funcionarios representan mucho menos riesgos que los trabajadores del sector privado; y los trabajadores con contrato indefinido y una considerable antigüedad presentan un perfil más atractivo que los trabajadores con un contrato temporal o los trabajadores autónomos.

Aportación económica

Al contrario que en épocas pasadas, actualmente es muy difícil conseguir hipotecas por el 100% del valor de tasación o el precio de compra del inmueble.

En su lugar, lo más habitual es que se conceda hasta el 80% del valor de tasación, por lo que será necesario contar con liquidez suficiente como para costear el 20% restante, así como los gastos generados por la compraventa y la constitución de la hipoteca.

Además, en el caso de que se trate de un segundo inmueble o el solicitante no resida en España, el porcentaje de préstamo concedido será incluso inferior. Por regla general, el 70% y el 50% respectivamente.

Estar al día con las deudas y las obligaciones tributarias

Por supuesto, la aprobación de una hipoteca también está condicionada al hecho de que estemos al día con cualesquiera deudas, así como con todas nuestras obligaciones tributarias.

El banco al que acudamos comprobará los registros oficiales de morosidad, tales como RAI o ASNEF, para asegurarse de que no figuramos en ellos con motivo de un impago. En caso de hacerlo, la hipoteca será denegada.

Igualmente, tener pendiente la presentación de declaraciones o el pago de determinados impuestos supondrá un impedimento para ser beneficiario de una hipoteca.

¿Cuál es la documentación necesaria para pedir una hipoteca?

Con el fin de poder justificar y acreditar cada una de las condiciones especificadas anteriormente, será necesario presentar una serie de documentos.

Además, el hecho de acudir al banco con toda la documentación necesaria, permitirá presentar el expediente hipotecario de forma casi inmediata, y lo que es mejor:

  • Pondrá de manifiesto que somos un cliente diligente, responsable y bien informado, lo que contribuirá a inspirar más confianza en el gestor que nos atienda.
  • Facilitará la elaboración del expediente hipotecario al gestor que se ocupe de nuestro caso, lo que constituye otro importante refuerzo positivo.

Éste es el conjunto de documentos fundamentales a presentar:

  • NIF o NIE en vigor.
  • Vida laboral actualizada. (La Seguridad Social la remite a domicilio tras una solicitud telefónica u online).
  • Justificante de ingresos, ya sea de naturaleza laboral por rendimientos del capital.
  • Última declaración de IRPF y justificante de no obligatoriedad de presentación.
  • Recibo del pago del IBI.
  • Escrituras o notas simples de las propiedades de las que se disponga.
  • Contrato de arras (si se dispone de uno), así como la escritura de la compraventa.
  • En caso de que se esté solicitando una subrogación hipotecaria o la reunificación de deudas, será necesario presentar el contrato del préstamo hipotecario.
  • Últimos recibos de aquellos préstamos que tengamos pendientes de amortizar.
  • Contrato de alquiler y últimos recibos en caso de que, actualmente, estemos viviendo en un casa en régimen de arrendamiento.
  • Extracto bancario. Con independencia de que el banco al que acudamos lo solicite o no, siempre es buena idea poner a su disposición y extracto que refleje los movimientos de los últimos meses.

Documentación específica en función de nuestro perfil laboral

La condición de trabajador por cuenta ajena, por cuenta propia o la condición de persona jurídica también afecta a la documentación específica a presentar.

Documentos a presentar por los trabajadores por cuenta ajena

Las personas asalariadas deben presentar:

  • El contrato laboral en vigor. Ten en cuenta que los contratos indefinidos tienen mayor valor que los contratos temporales.
  • Las nóminas de, como mínimo, los últimos 3 meses

Documentos a presentar por los trabajadores autónomos

Los trabajadores autónomos son objeto de un análisis más exhaustivo por parte de las entidades bancarias.

Esto se debe a que los trabajadores por cuenta propia tienen un perfil crediticio más inseguro, dado que no cuentan con indemnización por despido ni generan ingresos durante una baja laboral.

Estos son los documentos a presentar:

  • Resumen anual del IVA del año anterior.
  • Pagos trimestrales del IVA durante el año en curso.
  • Pagos fraccionados del IRPF del año.
  • Últimos recibos de los pagos a la Seguridad Social.
  • Dossier del negocio, experiencia, clientes y demás información acreditativa de nuestro expertise y valía profesional.

Documentación a presentar por las personas jurídicas

En caso de que sea una sociedad la que esté solicitando la hipoteca, éstos son los documentos a presentar:

  • Liquidación del Impuesto de Sociedades.
  • Balance y Cuenta de Pérdidas y Ganancias.
  • Escritura de Constitución y demás acuerdos societarios escriturados.
  • Información acerca de los principales clientes y proveedores, así como los datos cuantitativos y cualitativos que se estimen oportunos y que puedan probar la solvencia y profesionalidad del negocio de la sociedad.
Opt In Image
¿Te gusta nuestro contenido?
¿Quieres recibir en tu email todas nuestras novedades?

Sólo tienes que indicarnos cómo te llamas y dejarnos tu email, y te enviaremos todas nuestras novedades cada vez que las publiquemos

* Nunca te enviaremos spam

¿Nos dejas un comentario? (Por favor, se respetuoso. Los comentarios ofensivos, con faltas de respeto y/o palabras malsonantes no serán publicados)