Cómo el Big Data ayuda a frenar una burbuja inmobiliaria

Cómo el Big Data ayuda a frenar una burbuja inmobiliaria

La burbuja inmobiliaria de 2006 provocó un espectacular crecimiento del precio de los bienes inmuebles, que afectó a muchos factores macroeconómicos y de mercado a nivel mundial. La pregunta que hoy en día se hacen muchos expertos es: ¿el actual avance de la tecnología podría ayudar a predecir la llegada de otra burbuja inmobiliaria?

 

Si la respuesta es sí, podemos decir que hemos alcanzado un punto en el que la tecnología, en concreto el Big Data, nos va a permitir anticiparnos a los hechos y, por lo tanto, encontrar soluciones a tiempo para paliar las consecuencias negativas. El sector inmobiliario ya se está sumando a la transformación digital y, cómo vamos a ver, las consecuencias que se avecinan son muy positivas.

El poder del Big Data 

El almacenamiento de grandes cantidades de datos desestructurados y los procesos que se llevan a cabo para detectar patrones repetitivos en esos datos se denomina Big Data. El objetivo de esta nueva disciplina, surgida por el desarrollo tecnológico, es convertir los datos en información útil que facilite la toma y gestión de decisiones.

Es la detección de patrones repetitivos lo que convierte al Big Data en una fuente muy valiosa de información, con la que poder anticiparse a los acontecimientos y, por lo tanto, tener preparadas soluciones para hacer frente a los posibles efectos negativos que puedan surgir.

El Big Data como escudo contra la burbuja inmobiliaria 

La empresa Fotocasa organizó la jornada de conferencias “Fotocasa real estate conference: Tendencias del Mercado Inmobiliario para 2017”, en la que varios expertos se reunieron para poner en común las posibilidades que la tecnología puede ofrecer al sector inmobiliario. Sobre el Big Data, todos los profesionales dieron cuenta de la efectividad del Big Data como herramienta fundamental en la toma de decisiones del sector inmobiliario.

Entre una de las muchas aplicaciones del Big Data se encuentra la de poder predecir consecuencias futuras en base al análisis de los patrones repetitivos previamente almacenados. En el sector macroeconómico, la aplicación del Big Data podría convertirse en la base de la toma de decisiones de negocio y, de esta manera, ayudar a predecir una inminente burbuja inmobiliaria para minimizar su impacto.

El sector económico siempre se ha caracterizado por ser hermético y tradicional. En concreto, el sector inmobiliario es todavía más tradicional y aún no se han hecho muchas innovaciones en él. Además la información de este mercado es muy opaca y está desactualizada. Esta misma falta de transparencia es la razón por la que hasta ahora no se ha tenido la posibilidad de llevar a cabo análisis predictivos que permitan deducir la llegada de una burbuja inmobiliaria.

La introducción del Big Data en el sector inmobiliario permite dotar de transparencia a este sector y obtener, de forma digital, toda  esta información tan confusa y desestructurada. Además, una vez esta información se filtra y se procesa, los expertos pueden predecir tendencias de futuro y las empresas y los particulares pueden tomar decisiones más acertadas a la hora de comprar y/o vender.

Los inversores pueden saber, en tiempo real, en qué tipo de activo invertir, dónde y cuándo; por lo que el margen de acierto es mayor para evitar riesgos.

Los promotores, por su parte, pueden contar con información objetiva, lo que les permite saber qué tipología de viviendas construir, en base a la demanda actual.

Por otro lado, la ventaja que obtienen los agentes inmobiliarios mediante la aplicación del Big Data es poder saber qué tipo de vivienda se vende más, en cuánto tiempo y a qué precio; lo que permite detectar los inmuebles a captar y clasificar los activos para dar salida a los más rentables.

A día de hoy, sólo las empresas punteras han introducido esta tecnología pero los expertos ya confirman que poco a poco se irán sumando el resto de compañías del sector inmobiliario. De esta forma, podemos concluir que la introducción del Big Data en este mercado, no sólo permite anticiparse a futuras burbujas inmobiliarias, sino también trae una mejora clara de la productividad, multiplicando el número de operaciones exitosas y disminuyendo el margen de error y el tiempo de toma de decisiones en las empresas del sector inmobiliario.

Opt In Image
¿Te gusta nuestro contenido?
¿Quieres recibir en tu email todas nuestras novedades?

Sólo tienes que indicarnos cómo te llamas y dejarnos tu email, y te enviaremos todas nuestras novedades cada vez que las publiquemos

* Nunca te enviaremos spam

¿Nos dejas un comentario? (Por favor, se respetuoso. Los comentarios ofensivos, con faltas de respeto y/o palabras malsonantes no serán publicados)