Bajar o subir precios: saber elegir el momento adecuado

Bajar o Subir Precios
Bajar o subir precios: Los objetivos de toda política de fijación de precios deben estar coordinados  con los objetivos de Marketing y por supuesto con los objetivos globales de la empresa. 

Como sabes, debes fijar un precio a tu producto que cubra como mínimo tus costes para poder obtener un beneficio y ser rentable. Estos costes son los que van a determinar el nivel inferior del precio, es decir, aquel precio por debajo del cual vender no sale rentable porque pierdes dinero.

En el otro extremo, el nivel más alto del precio, será la percepción de valor del producto por parte del consumidor.

Pero las referencias para fijar el precio no deben ser exclusivamente tus costes, sino además la reacción de la competencia. Si subes o bajas los precios es muy importante que preveas de antemano qué respuesta van a tener tus competidores directos.

A continuación te resumo algunos momentos idóneos para bajar o subir tus precios

  • BAJAR LOS PRECIOS ES ACONSEJABLE CUANDO:

- Detectas que tienes un mercado potencial aún sin explotar y la demanda de tu producto o productos puede aumentar.

- Los costes de los competidores son superiores a los tuyos y no pueden bajarlos porque dañan su rentabilidad. Con ello aumentarías la cuota de mercado de tu negocio.

- La demanda es elástica al precio: es decir, bajadas en el precio del bien hacen que aumente más la demanda. Un ejemplo de demanda elástica sucede con los productos de lujo. Una subida de precio de este tipo de productos hace que mucha gente deje de comprar. Por contra, la demanda será inelástica cuando modificaciones en el precio no afectan apenas en la demanda. Sería el caso de los productos de primera necesidad: subidas en su precio no harán que dejemos de comprarlos.

- Tienes la posibilidad de negociar precios a la baja con tus proveedores y no comprometes la rentabilidad de tu negocio.

  • SUBIR LOS PRECIOS ES ACONSEJABLE CUANDO:

- El valor percibido por el consumidor de los productos de tu negocio es superior al de la competencia.

- Las condiciones del mercado son favorables y no tienes problemas con tu capacidad productiva, de suministro o de ventas.

- Los clientes a los que vendes sepas que tienen capacidad económica suficiente para comprar tus productos a ese precio.

- Los clientes a los que vendes sepas que van a vender con margen suficiente a su vez a otros clientes.

Fotografía cortesía de morgueFile

Opt In Image
¿Te gusta nuestro contenido?
¿Quieres recibir en tu email todas nuestras novedades?

Sólo tienes que indicarnos cómo te llamas y dejarnos tu email, y te enviaremos todas nuestras novedades cada vez que las publiquemos

* Nunca te enviaremos spam

¿Nos dejas un comentario? (Por favor, se respetuoso. Los comentarios ofensivos, con faltas de respeto y/o palabras malsonantes no serán publicados)